La Alegría y el Viaje de Jun (Factoran)

Narración de historias


Más que nadie, Jun Factoran hizo que nuestra forma de tratar los bosques filipinos pasara de la tala al cuidado.

En marzo de 1990, 43 niños filipinos, actuando en su propio nombre y en nombre de las generaciones que aún no han nacido, escribieron una carta al entonces Secretario del Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales (DENR), Fulgencio (Jun) Factoran. Los niños exigieron que el DENR cancelara todas las concesiones madereras en Filipinas en un plazo de 15 días. Afirmaron que al ritmo que se estaban talando y eliminando los bosques antiguos que quedaban, en diez años no quedaría nada para ellos ni para las generaciones futuras.

La carta de demanda no sólo fue escandalosa y audaz. Fue completamente ridícula.

Una tarde, unos días después, el teléfono suena. La señora dijo que el Secretario del DENR, Factoran, quería hablar conmigo. Casi me caigo de la silla. Aquí viene una regañada, o eso creía.

Antes de convertirse en Secretario del DENR, Jun Factoran era un conocido abogado de derechos humanos. Se graduó con honores en la Facultad de Derecho de la UP y obtuvo una maestría en leyes en la Escuela de Derecho de Harvard. Pero más que eso, tuvo las agallas de enfrentarse a los poderes que fueran.

Esperaba una regañada por exigir lo imposible, esperaba un regaño y un largo sermón legal. En lugar de eso Jun Factoran dijo, « OK yan, pare1! » Siguió explicando por qué pensaba que estaba bien. Entendió completamente que el caso no era una demanda, era una historia. Como abogado brillante que era, vio cómo puede ser una palanca para hacer algo más grande. Durante mucho tiempo quiso detener el saqueo de los bosques filipinos, pero estaba bajo la presión de los pequeños juegos de la política de poder.

Tres palabras, tres palabras cortas – « OK yan, pare« . Eso marcó la diferencia. Con la vela del coraje encendida por tres simples palabras, presentamos el caso en el tribunal. Era un acusado sólo en su capacidad de Secretario del DENR, como lo requieren las reglas de la corte. Pero nunca fue el caso de Oposa contra Factoran. Siempre fue Oposa con Factoran. Después de la presentación y para enfatizar que esto no era en contra de la persona, incluso invitamos a los altos ejecutivos del DENR a tomar un café2. Prometió ser un buen lugar para una discusión iluminada, y una vía para una acción decidida.

Pero siendo el gobierno tonto como es, la Oficina del Procurador General tenía un pensamiento diferente. En lugar de proceder al juicio de la narración, el Procurador General, como abogado oficial del gobierno filipino, presentó una moción de desestimación. Se trataba de un « tecnicismo » que tenía buenos fundamentos jurídicos:

En primer lugar, es básico que no se pueda demandar al Estado.
En segundo lugar, también es básico que los niños -actuando por su cuenta y con la loca pretensión de actuar para las generaciones futuras- no tuvieran personalidad jurídica en un tribunal de justicia.

Narración de historias en la Corte

Por supuesto, se supone que debo saber esto. Es bastante básico en las Reglas de la Corte enseñadas en la escuela de leyes. Tal vez estaba ausente cuando se enseñó aquello, o no estaba prestando atención a la lección. Pero entonces para mí, esto no era un caso legal. Fue un intento de contar una simple historia. Fue un esfuerzo para enviar un mensaje al momento, y un grito de ayuda contra la violación desenfrenada de los bosques filipinos. Sí, fue un simple mensaje que dice: Cada generación tiene un deber con las generaciones futuras.

¿Por qué esta historia tiene que ser contada en un tribunal? Bueno, si gritamos sobre ello en una plaza, ¿quién nos escuchará? Incluso podríamos ser arrestados por alteración del orden público. ¿En los medios de comunicación? Si se emitiera, el mensaje podría ser escuchado… durante 15 segundos.

Pero en un Tribunal, podemos contar una historia adecuada sin gritarnos. En un Tribunal de Justicia, podemos poner los temas sobre la mesa para una discusión ordenada, respaldada por pruebas. En un Tribunal de Justicia, aquellos que deseen tomar buenas medidas tendrán el escudo de la autoridad legal. Y en un Tribunal de Justicia, tarde o temprano, de una forma u otra, se gane o se pierda, habrá una resolución. Y la narración de la historia tendrá un final.

Estaba terriblemente decepcionado por este problema en la jerga legal. Estaba solo, sin apoyo moral o logístico. En vez de ello, fui objeto de burlas por parte de algunos abogados de la corriente principal. Me consideraban raro por pasar tanto tiempo defendiendo a los árboles y a los peces que no pueden pagar los honorarios de los abogados. Además, tenía una familia muy joven que alimentar y no tenía absolutamente nada de dinero. Una excelente receta para el desastre de la carrera.

En una nota personal que le envié por fax, le confié mi recelo al Secretario Jun Factoran. Pero sus manos estaban atadas por las reglas del gobierno. Como Secretario del DENR no puede contradecir al abogado oficial del gobierno, el Procurador General. En resumen, ¡estaba atascado!

Y así, después de más de un año de discusiones legales en el Tribunal, el caso fue desestimado… ¡inmediatamente! ¡Boom!

Genio de Equipo Factoran

Pero el genio nativo del corazón de Jun Factoran se puso en marcha. Usó el caso como una palanca para hacer algo por lo que el país estará agradecido para siempre. De un plumazo, Jun Factoran prohibió la tala en las 800.000 hectáreas restantes de las antiguas selvas tropicales del país. Estos bosques filipinos – comparados con las Islas Galápagos de la fama de Charles Darwin – son mucho más ricos … multiplicados por diez! 3

Jun Factoran también tenía un genio para seleccionar excelentes compañeros de trabajo. Creó un equipo de superhéroes – Víctor Ramos, Bebet Gozun, May Gonzales, Rolly Metin, Yoyong Magdaraog, Ebert Bautista, Romy San Juan, Celso Roque, Delfin Ganapin (Sr. y Jr.), Tony Tria, René de Rueda, et al.4 Juntos hicieron movimientos trascendentales que cambiaron el juego de ‘saqueo’ a ‘protección’:

  1. Se prohibió la tala en los bosques antiguos que quedaban en Filipinas (DAO 24, 1991). Por ley, estos bosques se convirtieron en el componente inicial de…
  2. Las Áreas Protegidas Nacionales (Ley de la República 7586). Esta legislación histórica, otra del legado de Jun Factoran – fue aprobada en su último mes como Secretario del DENR (Junio 1992).
  3. El cambio de mentalidad fue impulsado por el novedoso programa de reforestación por contrato que Jun Factoran y su equipo lanzaron en su época. Cambió ‘la marea’ en nuestra forma de tratar los árboles – de la tala descuidada, a un nuevo mundo de protección cuidadosa.
  4. También marcó el paso de la tala masiva a la conservación, protección y restauración de los bosques con base en la comunidad.

Si eso no es lo suficientemente impresionante, considere esto: Cuatro de las personas que trabajaron con Jun Factoran se convirtieron en secretarios del DENR: Victor Ramos, Bebet Gozun, Horace Ramos y Mon Paje.

Cruzando caminos

Kuya Jun y yo nos cruzamos en los años entre medio. Estuve con él especialmente en los momentos difíciles cuando cuidó de Ate Kaye, un compañero de Bisaya. Kuya Jun amaba a Kaye con un « amor que era más que amor ».

Abril 2018, Oposa con Factoran (y Ebert Bautista)

En abril de 2018, casi 30 años después de que se presentara el caso, nos reunimos para almorzar. Le di una copia de mi libro y le señalé la importancia de su papel en el cuidado de los bosques filipinos. Reflexionando sobre el ayer y el hoy, vimos cómo lo que entonces parecía imposible – una prohibición total de la tala – se había convertido en algo inevitable. También reflexionamos sobre cómo nuestra sencilla historia se estaba contando ahora en algunos rincones del mundo. « Menores Oposa con Factoran ».

Hoy, en este 50º Día de la Tierra, celebremos la vida y el legado de Jun Factoran con una canción. Por favor, descárguela y escúchela. Entonces, por favor, digan las palabras en voz alta, y si lo desean, canten. No sean tímidos. Nadie está escuchando. Pero por favor canten con el corazón. Es una canción suave, una oración silenciosa, y un maravilloso susurro al viento.

https://drive.google.com/file/d/1egG529-CfKqirBu6oWKLHej7sDHWMlyD/view

También comparto con ustedes este pequeño libro de fotos « Estrellas fugaces y peces danzarines »: Un paseo por el mundo que queremos ». Verá el nombre de Jun Factoran en las páginas 60-61.

« Baila como si nadie te mirara, ama como si nunca te hubieran herido. Y canta como si nadie te escuchara. »

https://drive.google.com/open?id=1ZfSF6JRE8C79WsjDAPb8RORZsZVq9Bfj

Gracias, Kuya Jun, 5
Por tu vida, amor y luz.
« Los días de ayer no son más que sueños
Y los mañanas no son más que visiones.
Pero un hoy bien vivido hace que cada ayer
Un sueño feliz,
Y cada mañana
Una visión de esperanza ».
Kuya Jun, viviste una vida
Rociado con momentos de magia.
Viviste una vida que hace que nuestro ayer
Un sueño feliz,
Y nuestro mañana
Una visión de esperanza.

Tony Oposa
22 de abril de 2020, 50avo Día de la Tierra

1 “Está bien, hermano.”
2 Romy San Juan, Secretaria Adjunta de Asuntos Legales, y Ric Serrano (+), Director de Asuntos Públicos.
3 Heany y Regalado, Tesoros desaparecidos de los bosques filipinos
4 También directores y oficiales ejecutivos como Nards Paat, Boy Montejo, Mon Paje, Horace Ramos, Peachy Gonzales, Jerry Dolino, Willy Pollisco, et al.
5 Kuya – una palabra filipina de cariño usada para llamar, o referirse, a un hermano mayor.


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search